¿Pasión por la fruta? Nueve ideas para tus comidas y cenas más cool

0

Con el calor y la necesidad de refrescarnos, en verano nos recomiendan que tomemos más fruta que nunca. Pero no es fácil ser original y salirse de la manera de comerla de siempre. Os damos algunas ideas para dejaros llevar por vuestra pasión por la fruta y por la creatividad.

Tablas de quesos, embutidos y mucho más.

La tabla de quesos perfecta no sólo lleva una selección de quesos suaves, otros tan fuertes que pican, unos blandos, de cabra, etc. También es la perfecta excusa para echar mano de mermeladas caseras y frutas como higos, uvas, fresas y otros frutos rojos. La combinación de sabores te hará sentir como Remy, el protagonista de Ratatouille.

Para refrescarse entre horas.

Aguas saborizadas, infusiones de frutas, refrescos naturales… hay muchas maneras de preparar bebidas que incluyen frutas. Una manera de hidratarse y refrescarse en verano, que además aporta vitaminas y nos ayuda a evitar los productos ya elaborados e industriales.

Exóticas ensaladas de todo lo que tú quieras y fruta.

Si te cuesta tomar fruta a menudo, mezclarlas con los ingredientes frescos de una ensalada es una opción deliciosa y sencilla. La inmensa variedad de frutas hace posible crear recetas muy diferentes o tirar de productos de temporada, un plus en tu ensalada. Juega con los diferentes colores, rojo de la sandía, naranja, amarillos suaves del melón, etc. y conseguirás hacer que tus entrantes sean mucho más atractivos mientras te inflas a frescas vitaminas. Ensalada de pollo con piña, ensalada de berros y frutos rojos, ensalada de melón con jamón,… las posibilidades son infinitas.

Sopas frías con la fruta como protagonista.

Una receta de sopa fría de melón y pepino como la que nos recomiendan en Dj Foodie es un primer plato frío y fácil de preparar. Y una ración de fruta que añadir al cómputo diario. En este apartado las posibilidades son infinitas, empezando por la receta básica de gazpacho, que se puede enriquecer con frutas rojas como sandía o cereza.

¿Y de segundo? Más fruta.

Hay más vida allá del pollo al limón, el cerdo con piña y el pato a la naranja. Como esta opción de clara inspiración marroquí que nos enseñan en Home Sweet Jones, un Tajín de Pollo con melocotón y garbanzos especiado y delicioso. La fruta puede ser un gran contrapunto a los sabores más salados y picantes, el equilibrio refrescante que necesitamos para sobrevivir al calor.

También puedes inventar un tercer plato entre el segundo y el postre (que lleve más fruta aún)

¿Por qué conformarse con un perrito caliente cuando puedes tener dos recetas diferentes, una para el “antes” y otra para el “después”? Con un poco de imaginación puedes hacer que hasta los más reticentes tomen fruta.

Sorbetes de fruta natural para terminar.

Congelar fruta y batirla es una opción de lo más refrescante para consumir cantidades industriales. Y también una opción mucho más sana que los sorbetes y helados industriales. Además, tú pones el límite a los ingredientes que puedes echar, porque además de todo tipo de frutas, podrás añadir hierbas aromáticas como menta y albahaca, especias como jengibre, canela, nuez moscada, etc.

O simplemente, fruta.

No comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: